«Me pregunto a menudo cómo está mi cuerpo en relación a otros. Y desde dónde, cuando enloquezco. 

Exploro mi caparazón. Cuánto me protege y estorba….

A veces, pienso que cuando me comunico con alguien, podría hacerlo mejor sin palabras. Quiero reivindicar el lugar del cuerpo. Dar más espacio al tacto y a la mirada ( de frente ). Es revolucionario esto. A ver qué pasa. Sostener el silencio. Una cuestión de presencia. 

Y de porte. 

También me intriga mucho el espacio que se crea en el encuentro entre dos

personas: ¿ qué se muestra en ese instante ? Justamente entre ellas.

Y si nuestras defensas están hechas de cosas diferentes según el género, la edad, las vivencias, el lugar donde vivimos y LO QUE NOS TOCA. Y hasta dónde. Cómo se manifiestan esas defensas -fenomenológicamente- cuando me cruzo en la vida con otro ser humano “

Performance realizada en 2017